Historia completa Nirokwar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia completa Nirokwar

Mensaje  AndresInsane el Lun Mayo 16, 2011 9:57 pm

Han pasado casi 174 años desde que comenzó la guerra y la vida en la tierra es testigo de su propia destrucción. Mientras los niños

nacen bajo el sonido de los tambores de la batalla, una sombra oscura envuelve las tierras que abarcan desde la antigua ciudad de Ethersword
hasta el Reino de Los Bosques Desaparecidos sin dejar ni una sola piedra escapar de su manto.
El viento sopla llevándose con él los hedores de la batalla, que se arrastran por el aire borrando todo rastro de paz o de esperanza. Tan sólo quedan los recuerdos…recuerdos de reyes que una vez trajeron la paz a estas tierras y construyeron alianzas entre los distintos pueblos.

Los elfos de los bosques, seres inmortales que vivían en los reinos seguros ocultos entre los árboles, apartados de los peligros del mundo, no pudieron escapar de lo inevitable – la fe.
Adimourn, Monarca de los Bosques Desaparecidos, rey de todos los elfos, falleció en los campos de sus propios bosques. Las llamas le consumieron y, con él, acabaron con la última esperanza de paz.
A los elfos no les quedó nada, nada salvo la fría hacha de hierro incrustada en el pecho de Adimourn.
El amor, la paz, la armonía, el modo de vida de los elfos quedó atrás ese día sin dejar rastro, a cambio, un único propósito - encontrar al dueño del hacha .Mientras, lo que ahora ardía en su pecho era odio y ansia de venganza.
La culpa recayó pronto en los enanos. Los vientos de guerra soplaron con fuerza sobre los campos de batalla mientras elfos y enanos luchaban enardecidos. Fueron los elfos quienes pagaron un alto precio, pues los orcos no perdieron la ocasión para atacarles y
luchando en dos frentes a la vez, pronto fueron aplastados, su ejército destruido y el último de sus reyes asesinado.
Los elfos fueron cayendo, uno a uno, mientras su reinado se iba olvidando, hundido bajo la marea de sangre.

Pero esas no fueron las únicas alianzas que se destruyeron cuando comenzó la guerra. Los vampiros, una raza mucho más antigua que la de los humanos, eternamente maldecidos a sufrir el ansia….sintieron que esa ansia despertaba de nuevo con más fuerza…
Un mes después de la caída del reino de los elfos, la princesa humana Antharcia fue raptada por los orcos. Los vampiros, alertados, no podían pensar en una recompensa mejor – sangre real.
El líder de los ejércitos vampíricos deseaba beber su sangre más y más cada día. Los vientos de la guerra soplaron de nuevo, cubriendo ahora incluso más reinos que antes cuando vampiros y humanos se unieron a las luchas.
Y así fue como el fuego de los infiernos arrasó la tierra, la sangre de los vampiros cayendo a los pies de los humanos, humanos destruyendo a los orcos y enanos huyendo de las lluvias de flechas de los elfos. Y la tierra no dejó caer ni una lágrima por todos ellos.

Los hombres lobo, que se habían mantenido al margen de la guerra, olieron la sangre y se sumaron a la batalla contra sus enemigos ancestrales, los vampiros. Poco a poco todas las alianzas se fueron rompiendo y comenzó la guerra absoluta. Los vampiros, sin nada que perder, enviaron todas sus tropas contra los hombres lobos y ese fue su error.
Sus fuerzas, alejados de sus tierras y rodeados de licántropos y orcos, lucharon con todas sus fuerzas y consiguieron sobrevivir durante bastante tiempo, pero el derramamiento de sangre les estaba saliendo demasiado caro.
Perdiendo la batalla y debiendo huir de su ciudadela más importante, tan sólo les quedaba esperar un milagro, y este milagro llegó. Los humanos se cruzaron con los hombres lobo y los gritos de angustia y de dolor de la batalla se oyeron a lo largo de todo el territorio cuando estas dos fuerzas tremendas se encontraron.
Los seis pueblos más poderosos de la tierra quedaron desgajados. Reyes perdiendo la razón, miles de vidas destruidas y una gran cantidad de soldados vagando confusos por los campos de batalla, sin líderes a quienes seguir.
Tan sólo unos pocos supervivientes de cada pueblo, el caos gobernando el mundo.

La leyenda habla de un líder poderoso que levantará un ejército y construirá las alianzas de nuevo.
Un humano y un orco blandiendo la espada juntos, la lluvia aplacando por fin los fuegos del infierno, y la paz instaurada de nuevo en el mundo.
El camino será duro, pero, al final, habrá un hombre, un líder que reunirá de nuevo a todos los pueblos y gobernará la Tierra en paz.


AndresInsane

Cantidad de envíos : 5
bara :
0 / 1000 / 100

Reputación : 0
Puntos : 18
Fecha de inscripción : 16/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.